ajonjoli-campesinos

Los conductores de los articulados están obligados constantemente a realizar maniobras evasivas frente a las imprudencias de los peatones, quienes se atraviesan en los carriles exclusivos.

A diario, los conductores de los articulados de Transmetro en Barranquilla deben enfrentarse a cientos de infracciones y la falta de cultura ciudadana de vehículos y peatones que invaden el carril exclusivo. Uno de los fotógrafos de Contexto captó con su lente la cotidianidad de este sistema de transporte.

bogota-panoramica

Durante el recorrido se puede observar cómo los ciclistas arriesgan sus vidas invadiendo el carril y obstaculizando la movilidad de los buses.

bogota-panoramica

Conductores de vehículos también invaden el espacio del solo bus de manera brusca e impredecible.

bogota-panoramica

En Soledad, desde el limite del puente de la Circunvalar hasta la estación del Transmetro, las motos se toman el carril sin tener en cuenta los perjuicios al servicio de transporte público y su propia seguridad.

bogota-panoramica

Vendedores ambulantes y peatones evaden la señalización para cruzar a su acomodo.

bogota-panoramica

Las estaciones de Barranquillita y Soledad presentan más problemas de invasión de la vía, vendedores, indigentes, y bicicoches que no tienen ningún reparo por invadir el carril. En Soledad las personas rebasan los limites peatonales para invadir la zona de entrada y salida de los articulados, desconociendo el riesgo que esto representa.

Jesus Rico

Historiador egresado de la Universidad del Atlántico y reportero gráfico. En 2016 y 2017 fue ganador del “Premio de Periodismo Ernesto McCausland” en la categoría “Mejor fotografía periodística” y el premio internacional “Medalla a la Excelencia” entregado por The Society for News Design, Nueva York, 2013. Ha trabajado en los medios El Heraldo y Al Día y es colaborador independiente de la revista Semana, y Contexto, entre otros.